Alquileres: daños recurrentes de la ceguera ideológica

La nueva ley, que altera las reglas de juego entre inquilinos y propietarios, es a todas luces inoportuna, innecesaria y engañosa.

Con la intención demagógica -por no decir leonina- de favorecer a una de las partes, se la terminará afectando gravemente, como lo muestran los fracasos del pasado. Será muy difícil que un propietario que decida poner en alquiler un bien se avenga a aceptar obligadamente entre dos garantías que no lo satisfacen. La ley puede sonar muy bien y “vender” políticamente, pero lejos de beneficiar a los inquilinos, terminará perjudicándolos.

Nuestra misión es brindarle el mejor servicio inmobiliario mediante el asesoramiento legal y técnico acorde a su necesidad con esmerada atención personalizada

Nuestra misión es brindarle el mejor servicio inmobiliario mediante el asesoramiento legal y técnico acorde a su necesidad con esmerada atención personalizada